.:BR - en línea con tu mundo:.

EDUARDO BHATIA DENUNCIA CABILDEO DE REPUBLICANOS BORICUAS PARA ELIMINAR TÍTULO TRES DE PROMESA

El ex presidente del Senado, Eduardo A. Bhatia, denunció la alegada existencia de un intenso cabildeo para "condicionar la solicitud de Puerto Rico de $500 millones en fondos para Medicaid a cambio de que se posponga hasta enero del 2018 la utilización de las disposiciones del Capítulo 3 de PROMESA (que establece la quiebra).

Se alega que el cabildero principal de esa gestión, que dejaría a la Isla sin la capacidad de renegociar la deuda pública es el ex gobernador, Luis Fortuño, a través del congresista republicano de origen puertorriqueño, Raúl Labrador, hermano de Eric Labrador, un ex secretario del Departamento de Recreación y Deportes bajo la administración de Pedro Rosselló.

Fortuño labora hoy en el bufete de abogados Steptoe and Johnson, que tuvo contratos con el Banco Gubernamental de Fomento bajo su mandato del 2009 al 2012.

"Dichas movidas tras bastidores, por bonistas y algunos Republicanos hay que denunciarlas y enfrentarlas. Dichas estrategias constituyen un chantaje y reducen la oportunidad de utilizar las herramientas que la ley federal le da a la isla para renegociar su deuda. Esto es totalmente inaceptable. Los bonistas le tienen pánico a que un juez organice lo que hay que pagar y lo que no, como dispone el Capítulo 3 de la Ley PROMESA", sentenció Bhatia en comunicado de prensa. 

"Durante mis reuniones en el Congreso hoy, he recibido información que el arquitecto de esta movida aparenta ser el congresista Raúl Labrador junto al Freedom Caucus. Durante el día de hoy he visitado oficinas en el Senado y la Cámara federal informando a los ayudantes del senador Charles Schumer y de la representante Nancy Pelosi que dichas intensiones atrasarían la recuperación de Puerto Rico".

Añadió que "aquí se están negociando cosas tras bastidores, traicionando a Puerto Rico y dándole la ventaja, una vez más, a los bonistas de acá.  Las fuerzas republicanas y penepés más allegadas a los bonistas están detrás de todo esto y el gobierno de Ricky Rosselló no lo está combatiendo y más parece un cómplice.  Le pido al Gobernador que lo denuncie y lo combata.  No quiero pensar que la reunión que tuvo en el Departamento de Salud fue parte del trato tras bastidores con los bonistas.  Lo único positivo de la Ley Promesa era el acceso al Capítulo 3. El laureado nobel Stiglitz y otros economistas han reafirmado la urgencia de activarlo. Atrasarlo alargará y profundizará la caída de nuestra economía".